ENTREVISTA A JULIÁN GÓMEZ CARPIO

Foto realizada por Javier Uceda

Hoy tenemos el placer de tener una entrevista diferente, estamos con un maestro de este mundillo. A pesar de que a día de hoy está retirado su legado permanecerá con nosotros para siempre. Gracias Julián Gómez Carpio por haber aceptado esta entrevista.

Hola, gracias a vosotros por acordaros de mí.

Llevas a tus espaldas 18 temporadas, más de 1300 festejos, has pisado 6 países diferentes, más de 100 concursos ganados, has participado en multitud de finales….A día de hoy, tienes una ganadería y sigues viviendo muy estrechamente unido al mundo del toro. ¿Cómo definirías el sentido del toro en tu vida?

Pues en mi vida el toro lo es todo. Es mi afición, es mi pasión y mi trabajo. Tengo la suerte de que empezó como una afición, se convirtió en mi profesión y hoy es mi forma de vida.

Como todos sabemos, el mundo del toro es muy enriquecedor positivamente a nivel de valores y experiencias pero el toro también se cobra su tributo siempre que puede. Estamos acostumbrados a oírte decir que las cogidas tienen una parte positiva, y es que sirven para demostrar que eres capaz de volver a ponerte en la cara del toro sin dejar que el miedo se apodere de ti ante la situación. ¿Qué piensas tú tras recibir una cogida para poder volver ponerte delante del astado?

Tú lo has explicado muy bien. Te sirven para demostrarte que puedes volver a ponerte otra vez en el sitio que tenías antes de la cogida. También para demostrarte a ti mismo y a la gente que confía en ti que el valor sigue ahí y que la sangre que has dejado en la plaza ha sido sangre mala. Que la buena, la del valor, la de la afición, la que nos llevó a ponernos en ese sitio, sigue corriendo por las venas.

En los concursos estamos acostumbrados a ver a muchos profesionales. Cada cual tiene su suerte, su estilo, algo que le diferencia del resto. En tu caso, ¿cuál crees que es el detalle que te hace diferente de tus compañeros?

Cuando empecé en el año 2000, mi principal virtud era el recorte, al cual entraba andando hasta la cara y procuraba salir también andando. Luego empecé a meter quiebros por ir teniendo variedad y con la retirada de Marco Tejón del espectáculo Arte Madrileño en el año 2005, me sentí casi obligado a comenzar a saltar para que el espectáculo estuviera a la altura y pudiéramos dar al público todas las suertes… Ese mismo año fue cuando empecé a destacar un poquito más, hasta entonces solo saltaba “a pelo” pero al meter en mi repertorio mortal, ángel y tirabuzón empezaron a llegar los triunfos en los concursos. En los recortes como todo en la vida hay que evolucionar y creo que esa ha sido mi manera de sobrevivir tantos años en la élite del recorte. Cuando muy pocos saltaban, yo empecé a saltar, cuando empezaron a salir saltadores, yo empecé a saltar sin arrastrar… Siempre intentaba dar una vuelta más a lo que en ese momento era lo mejor o lo más arriesgado.

Normalmente en el ruedo podemos distinguir personas con pureza, valentía, coraje, verdad… ¿Qué valores dirías que aportas tú como persona en la plaza?

Pues al público siempre intento transmitirle mi verdad, ser profesional y vaciarme en cada plaza que he pisado. Con los que se la juegan a mi lado siempre he intentado ser compañero, ser honesto y siempre me ha gustado estar atento en todos los toros para colocar el animal y hacer posibles quites.

Estamos más que acostumbrados a oír hablar de cualidades del toro como: mide bien en distancias cortas, cruza mucho la vista, acompaña mucho con la cabeza. Para ti, ¿qué cualidades debería reunir un toro para ser perfecto para el corte?

Creo que lo más importante que tiene que tener el toro es movilidad y entrega para que el público no se aburra. Y si a ese toro le ponemos prontitud para que acuda al cite del recortador, nobleza para que deje hacer las cosas despacio y humillación para poder pasártelo cerca componiendo una bonita figura, sería mi toro ideal.

Es muy común, que cada cortador tenga ciertas manías o incluso amuletos que le acompañan en cada concurso. Podría preguntarte cuáles son, pero quiero ir más allá. Para ti, ¿qué significan esas manías previas a ponerte delante del toro? ¿Qué imaginas que pasaría si un día prescindieras de ellas?

Sí claro, todos los que nos jugamos la vida intentamos aferrarnos a algo más que nuestros conocimientos o nuestra forma física. En mi caso es rezar en mi capilla de mi casa antes de irme, mi pañuelo blanco en la muñeca y poco más… Quizás sean manías un poco más internas y espirituales. Y sí es cierto, que cuando algunos de los rituales, las manías o los amuletos no están contigo te sientes un poco más desprotegido, pero intentas que no te afecte.

Como ya comentaba antes, durante tu larga trayectoria te has adaptado a las exigencias de cada temporada y te has mostrado muy versátil. Si tuvieras que establecer un lema para tu trayectoria, ¿cuál elegirías?

Pues quizás no sea yo quien debiera decirlo, pero lo que siempre he intentado es ser profesional. Así me gustaría que me recordaran en el mundo del recorte. Me entregué a mi profesión en cuerpo y alma desde que comencé a recortar allá por el 2 de Octubre del 1999. He intentado dejar en cada plaza lo mejor de mí, ayudando a mis compañeros y siendo honrado con el público al cual le estoy enormemente agradecido. No solo a los que aún me siguen recordando en cada plaza que me ven, sino también a los que me pitaron en alguna ocasión, porque gracias a ellos nunca dejé de intentar mejorar.

Has logrado estar muchas temporadas en la élite de este mundillo. Para conseguirlo yo creo que es necesario mantener la ilusión inicial, las ganas de estar al nivel y sobre todo la magia que se transmite a la afición. ¿Consideras que a día de hoy sigues conservando esos tres factores?

Evidentemente no. Y esos han sido los motivos de mi retirada. Necesitaba ser honrado con el público y conmigo mismo. Cuando sentí que no estaba dispuesto a entregar mi vida por ser el mejor, decidí retirarme.

Para jugarte la vida es necesario una motivación que sea superior a la del dinero, y eso se llama ilusión y es lo que yo perdí. Eso sí, solo perdí la ilusión por competir porque mi afición sigue creciendo día a día, es más, sigo entrenando y sigo saliendo cuando me apetece en la finca o en cualquier capea.

Muchísimas gracias por haber expresado tus sentimientos en esta entrevista. Ha sido un enorme placer contar contigo.

El placer es mío al sentir que hay gente como tú, que vivís con pasión por este mundo y que perdéis vuestro tiempo y vuestro dinero por hacer el mundo del recorte más grande. Muchas gracias, siempre estaré para lo que necesitéis. Un fuerte abrazo a todos los aficionados. Julián Carpio.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Vasco Seco Portugal dice:

    Sempre há tenido mucha admiracion por este pedaço recortador muy humilde, grande persona,gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s